Tecnología

La Nación

Los cuadernos de comunicaciones digitales llegan a las aulas argentinas

Dos startups locales, Infans y Blended, apuestan a digitalizar la popular herramienta de comunicación entre colegios y los padres de los alumnos
Jueves, 14 de Septiembre de 2017, 00:37
 

Foto: verkeorg/Flickr bajo licencia CC BY SA 20

 

El cuaderno de comunicaciones, un sobreviviente de épocas donde dominaba lo analógico, tiene futuro en el campo de la tecnología. Al clásico de todas las aulas argentinas le llegó la hora de entrar en el mundo digital, por lo que distintos desarrolladores argentinos han puesto manos a la obra para que las instituciones educativas mejoren la comunicación con las familias de sus alumnos.

Actualmente existen distintas propuestas nacionales que buscan ingresar al mercado educativo, donde el uso de cuadernos de papel sigue siendo moneda corriente para transmitir las novedades del aula. Dos casos destacados son Blended, que nació hace dos años y ya funciona con éxito en Argentina, Chile y Panamá; e Infans, que comenzó a dar sus primeros pasos en 2017 y busca posicionarse como una opción de peso en el nivel inicial.

En diálogo con LA NACION, Federico Hernández, creador de Blended junto a Nicolás Giménez, explicó cómo nació el proyecto: "Estando en la Universidad de San Andrés comenzamos con una ONG que fomentaba el debate y libertad de expresión en escuelas secundarias; así comenzamos a estar en contacto con colegios e identificamos una oportunidad de mejorar la comunicación dentro de los colegios, principalmente en la relación familia-colegio. Sumado a esto, Nicolás hizo su tesis de grado en metodologías de blended learning lo cual nos ayudó a entender cómo se resolvía este problema en distintas partes del mundo y fue así que comenzamos con la plataforma".

 

La idea es reemplazar al cuaderno de papel sin caer en el grupo de Whatsapp. Foto: Archivo / Santiago Hafford

 

Gonzalo López Médus, responsable de Infans, tuvo la idea de crear su servicio impulsado por su propia experiencia como padre. "Cuando mi hija terminó sala de 2, las maestras nos armaron a los padres un video con fotos de nuestros hijos de sus días en el jardín durante el año. Los padres quedaron fascinados. Verlos en fotos jugando y riendo era mucho más enriquecedor que leerlo en un papel. Fue ahí cuando sentí que nos estábamos perdiendo mucho del día a día de nuestra hija, que la conexión con el jardín no era dinámica y que nos involucraba muy poco". Así comenzó a trabajar en Infans, bajo la premisa de conectar a los jardines y sus familias en tiempo real estableciendo "un canal de comunicación por el cual nos pudieran subir esas fotos, que agilizara la comunicación padre-jardín y que nos diera la posibilidad de estar mucho más involucrados en el proceso de aprendizaje de nuestros hijos".

Una plataforma integral, la clave de Blended

Ambas iniciativas vieron en el cuaderno de comunicaciones tradicional la necesidad de adaptarlo a las dinámicas de comunicación actual, donde los mensajes viajan de un smartphone a otro en cuestión de milésimas de segundos. Hoy en día, leer un comunicado del colegio al final del día, cuando se llega del trabajo, es sencillamente anacrónico.

El objetivo fue, entonces, mejorar la comunicación entre padres e instituciones educativas, pero había que buscar la vuelta para que no fuera un simple "grupo de Whatsapp" extrapolado en otra aplicación. Hernández aclara al respecto que Blended no es un servicio de chat, sino que es una plataforma integral para colegios, de comunicación y gestión escolar. Lo que comenzó como una plataforma de comunicación escolar que reemplazaba el tradicional cuaderno de comunicaciones o cadenas de mails, hoy es una plataforma para que los colegios puedan integrar distintos módulos de gestión dentro de ella y así poder unificar todo en un solo lugar. Algunos de ellos son "Aula virtual", un entorno pensado para los docentes y sus alumnos donde pueden complementar lo que se ve en clase en un entorno digital; o módulos de notas, asistencias, conducta y calendario, entre otros.

 

La interfaz de Blended.

 

A la hora destacar las diferencias de Blended con otras herramientas disponibles en el mercado, Federico subraya el foco en los dispositivos móviles, ya que la aplicación agiliza mucho la información, y rescata que sea una plataforma integral: "Si bien existen distintas propuestas para muchas de las funcionalidades que ofrecemos, nadie las ofrece todas juntas y en móvil, esto suele ser un problema para el colegio o el padre ya que terminas teniendo canales fragmentados, de comunicación o de gestión". Además, aclara que se trata de una herramienta personalizable, desde el color y como se ve la plataforma, hasta los módulos y permisos que tienen los usuarios dentro de la red; y pondera su usabilidad, ya que han logrado tener tasas muy altas en todos los usuarios debido a su facilidad de uso.

Mediante la combinación de todas las herramientas citadas, "se integra a padres, alumnos y docentes en una red cerrada donde pueden compartir fotos, videos, comunicados, índices de asistencia e, incluso, calificaciones", asegura el emprendedor. Blended ofrece un período de prueba de 30 días gratuitos; una vez cumplido el plazo, los clientes (colegios) pueden optar por el abono mensual de US$ 250, que habilita el envío de mensajes ilimitados entre docentes, padres y alumnos, y se pagan montos extra por los módulos.

El eje puesto en el nivel inicial

Para López Médus, estar conectado en tiempo real con el establecimiento al que asiste su hija no significa recibir reportes a cada minuto, sino poder hacer un seguimiento que muestre como se encuentra en el aula. "No es lo mismo preguntar al jardín por teléfono cómo está tu hijo que recibir una foto cada tanto que te muestre como está", aclara.

Para crear Infans, recibió el aporte de maestras jardineras, que dieron su feedback y permitieron ajustar varias herramientas de la aplicación. "Hablando con ellas, supimos que no podía ser un ida y vuelta tipo chat porque podíamos caer en un uso excesivo por parte de los padres, y tampoco podía ser una aplicación para maestros, porque el uso de los celulares está prohibido en las aulas". Así, entendió que debía ser, por un lado, una plataforma para los jardines que pudiera ser usada en tabletas y computadoras, donde los mensajes se chequearan como si se lo hiciera en un cuaderno tradicional; y por otro lado, una aplicación para los padres que permitiera acceder a todas las novedades desde el teléfono. "Nos evitamos un ida y vuelta que podía ser atosigador para ambas partes".

Una vez creada la plataforma, en Infans (que trabaja con 5 personas en la Argentina y terceriza por ahora el apartado de desarrollo en una firma india) consideraron que su uso y sus ventajas podían ser mayores. "Incorporamos calendario, con cumpleaños y eventos del jardín; sumamos una sección para que los padres tengan en sus celulares las canciones y las letras que cantan sus hijos, sumamos una lista de control en la salida, donde los padres pueden avisar con foto y documento quienes retiran a sus hijos, y muchas otras cosas más que hicieron de aplicación una herramienta muy completa para los jardines infantiles y maternales", celebra López Médus y agrega que incluso añadieron herramientas para el control del descanso, alimentación y necesidades de los más pequeños.

Actualmente, Infans se está utilizando a modo de prueba en algunos jardines privados y durante este año se está ofreciendo de forma gratuita para que puedan probar la plataforma y aportar sus comentarios. En este sentido, el objetivo principal es que tanto los jardines como los padres den su feedback y así poder seguir mejorando el servicio de comunicación que ofrecen.

La seguridad de los datos es crucial

Al tratarse de plataformas que transmiten información sensible, la seguridad no es un tema menor. Vale citar como antecedente inmediato lo ocurrido este año con Edmodo, una startup estadounidense que ofrece un espacio virtual para docentes, padres y alumnos que es usada por más de 260 establecimientos primarios y secundarios de Buenos Aires y más de 550 mil instituciones a nivel mundial. La aplicación admitió que 77 millones de cuentas fueron vulneradas y comercializadas en la dark web, incluyendo nombres de usuario, mails y contraseñas.

"Es cierto que parte de la información que está dentro de Blended es sensible y es por eso que tomamos una serie de recaudos. En primer lugar, las redes son cerradas para cada una de las instituciones, donde el control lo tiene el propio colegio, definiendo entre otras cosas quién puede acceder y quien no, incluso definir qué pueden hacer los usuarios dentro de la red. Otra cuestión importante es que toda la información dentro de Blended está encriptada, cuenta con certificados de seguridad SSL (lo que exigen las leyes internacionales). Por último y una de las cuestiones más importantes, es que toda la información es alojada en los servidores de Microsoft; decidimos asociarnos con ellos en este punto por una cuestión de seguridad y respaldo de una empresa internacional", sostiene Hernández.

Por el lado de Infans, López Médus revela que "gracias a una clave de ingreso única y personal, la información de cada niño es totalmente privada y sólo accesible por su docente y por los familiares del alumno. Los únicos que pueden crear usuarios son los propios jardines y son ellos los encargados de darles las claves de ingreso a cada familiar. Ellos restringen lo que se sube, los datos de cada alumno y a quien son enviadas las fotografías. A diferencia de plataformas como Facebook o Instagram, las fotografías no son divulgadas públicamente sino que quedan en poder de cada padre. A su vez, los padres no pueden ver la información de los otros alumnos sino que solo acceden a la información de sus hijos y reciben lo que les es enviado a ellos o a su sala".


Fuente: http://www.lanacion.com.ar/