Economía

MDZ Online

Chile priorizará la importación de gas argentino por ser "más competitivo"

Existen 7 gasoductos en condiciones de operabilidad entre ambos países, pero el que más interesa a los trasandinos es el que une Neuquén con Concepción.
Miércoles, 13 de Septiembre de 2017, 17:41

El ministro de Energía de Chile, Andrés Rebolledo, aseguró hoy que el gas argentino "puede ser muy competitivo" para cubrir las necesidades energéticas de su país, al reafirmar el interés del gobierno de Michelle Bachelet en retomar las importaciones de gas natural hacia fines de 2018 y abastecer al sector productivo y doméstico durante los 7 u 8 meses del año en los que se proyecta habrá una sobreoferta local.

El funcionario chileno afirmó que con la cartera que conduce el ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, con quien se reunió la semana pasada en el contexto del Encuentro Ministerial de la Alianza de Energía y Clima de las Américas, se están cerrando "los últimos detalles para concretar antes de fin de año la firma de un acuerdo bilateral para establecer un swap energético".

Así lo aseguró Rebolledo en declaraciones a Télam, horas después de participar junto a la presidenta Bachelet de la primera central geotérmica de Latinoamérica Cerro Pabellón, construida por la multinacional Enel en conjunto con la empresa estatal chilena de hidrocarburos Enap, con el objetivo de suministrar energía eléctrica al norte del país.

Sobre la idea del swap energético, agregó que "el diálogo con el gobierno de Mauricio Macri y este tipo de instrumento como marco jurídico son una señal que dan certeza a los operadores privados para conectarse nuevamente con el vecino país, y hay que mirar lo que está pasando en la Argentina con empresas de prestigio internacional y actores globales energéticos que participan en proyectos de exploración y producción que es una buena señal en sí misma".

'El ministro de Energía chileno estimó que "están pronto a resolverse detalles técnicos aduaneros de un acuerdo para hacer swaps energéticos con Argentina, lo que permitirá intercambiar gas y electricidad" de acuerdo a la evolución de las demandas de cada mercado.'

"La integración permite cubrir las necesidades de gas o electricidad a ambos lados de la cordillera, permite contar con sistemas más robustos, pero sobre todo ofrece alternativas en materia de seguridad energética", dijo el funcionario.Pero el ministro también manifestó el interés público y privado de retomar en el mediano plazo las importaciones de gas de la Argentina interrumpidas hace una década.

"Si la Argentina sigue desarrollando el sector gasífero en base al potencial del yacimiento de Vaca Muerta, en un año y medio más estaríamos en condiciones de reutilizar la infraestructura que tenemos para volver a importar gas", aseveró Rebolledo en el mismo sentido que lo hiciera Aranguren al plantear como objetivo el verano 2018-2019.

El funcionario analizó que Argentina "tiene un consumo que durante el verano no requiere de toda la oferta que van a terminar produciendo, es justamente en ese período en 7 u 8 meses del año que esa sobreoferta la podrían vender a Chile nuevamente", y aseguró que en su país "hay demanda interesada que se puede ver muy beneficiada con este gas para producción".

Un panorama con viento a favor

"Chile estuvo importando gas muy competitivo durante una década a la Argentina que nos permitió una generación eléctrica y un aparato competitivo muy competitivo de 1997 hasta 2007", expresó el funcionario al reseñar la decisión del gobierno de Néstor Kirchner de reducir hasta suspender los envíos de gas, lo que dejó sin utilizar gasoductos que vinculaban a los dos países e incluso llegaban hasta las plantas de varias de la principales empresas.

Para Rebolledo "el gobierno argentino hizo un cambio muy importante en sus regulaciones y estructuras tarifarias, y las señales económicas a los inversionistas llevó a muchas empresas comprometidas con proyectos productivo e inversiones en la región de Neuquén, donde están las reservas mas grandes del mundo de gas natural".

En la actualidad, el país trasandino tiene tiene una logística compleja en su matriz gasífera porque depende del gas natural licuado que regasifica en su terminal de la ciudad de Valparaíso desde la cual la única manera de llevar ese gas a las regiones del sur del país se realiza solo por camiones para ser regasificadas en pequeñas plantas satélites en distintas localidades.

"A priori sin conocer los términos de la oferta que podrá tener disponible la Argentina, si uno hace los cálculos ese gas puede ser muy competitivo", explicó el ministro al señalar que volver a importar a través de los gasoductos existentes le permitirá reemplazar para del GNL que debe importar a un mayor costo.

En principio tener gasoductos ya instalados y construidos significa que el costo está incorporado, en referencia a las siete conexiones cordilleranas existentes, y de los cuales dos de ellos permitieron a la Argentina importar gas a Chile para los meses invernales de 2016 y de 2017.

Existen siete gasoductos en condiciones de operabilidad entre Argentina y Chile (un octavo se desmanteló en la zona austral), pero el que actualmente el vecino país tiene interés en aprovechar es el denominado Pacífico que une a Neuquén con Concepción, y a partir del cual se podría asegurare el suministro de gas natural a la región centro sur.


Fuente: http://www.mdzol.com/