Provinciales

Diario UNO

Los hospitales quieren triplicar la facturación por accidentología

Se contrató a una empresa para recuperar todos los costos –obras sociales, ART y aseguradoras– que implica atender a los heridos en estado crítico que dejan los incidentes viales.
Lunes, 17 de Julio de 2017, 14:11

Las primeras horas de atención hospitalaria luego de un accidente grave de tránsito o laboral son claves para salvar la vida de una persona. Y, a la vez, tienen un alto costo médico. Un día de internación en terapia intensiva del Hospital Central cuesta entre $60 mil y $100 mil. Allí, el 60% de los ingresados son politraumatizados, de los cuales más de la mitad llega con traumatismo de cráneo, los que suelen necesitar cirugías neurológicas para descomprimir un hemorragia en el cerebro, del mismo modo que operaciones en las zonas abdominales o torácicas, junto con innumerables estudios complementarios.

Luego, una vez estabilizados, parten a clínicas privadas si tienen obra social, o si fueran productos de un accidente laboral, a donde las ART tienen la cobertura pactada.

Para dimensionar lo abultado que puede ser este gasto para un hospital público, hasta mayo pasado más de 3.200 personas fueron ingresadas a los servicios de terapia intensiva de efectores estatales, según el Ministerio de Salud. De este grupo, la mitad tiene obra social o cobertura por ART. En cuanto al resto, si bien no tienen obra social, sí un seguro de auto.

 

El problema es que a las obras sociales y ART se les cobra tarde y no todas las prestaciones que se le hacen a un paciente, ya sea porque el médico no las asienta debidamente en la historia clínica o porque las consigna mal. En el caso de las aseguradoras, donde existen terceros responsables, directamente no se cobra nada.

Según proyecciones hechas por la cartera de Salud de Mendoza, este año deberían ingresar a los hospitales alrededor de $280 millones correspondientes sólo a la atención de personas con alguna cobertura. De este total, apenas el 1% pertenece a las aseguradoras.

En este contexto, en agosto empezará a trabajar la empresa Servicios y Consultorias SA, que ganó una licitación por cuatro años para analizar dónde están las fallas dentro del proceso que aplica cada hospital al momento de identificar, hacer el seguimiento del paciente, facturar y cobrar las prestaciones realizadas.

 

La idea es que la empresa cobre el 28% sobre la mejoría que logre obtener en la facturación, una vez que se salven los errores del proceso, es decir, si es la falta de personal o el sistema informático o la capacitación de los administrativos, el trabajo de los abogados del hospital, etcétera. Sino sube la recaudación, no cobra nada.

Algunas estimaciones hechas indican que el incremento de los montos de la facturación y cobro será paulatino, por lo que para el 2018 esperan que crezca el 20% y así sucesivamente hasta triplicar el recupero de todos los servicios que se hacen por accidentología.

El monto puede parecer en principio poco comparado al presupuesto global en Salud, pero con este dinero cada hospital puede volcarlo a cambiar tecnología, armar nuevos servicios, comprar insumos, ya que estos recursos se quedan en cada efector y no van a la bolsa general del gasto de la cartera sanitaria.


Fuente: http://www.diariouno.com.ar/